Nuevo

Calzada, Necrópolis del Norte de Hierápolis

Calzada, Necrópolis del Norte de Hierápolis


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Hierápolis

Hierápolis (en griego antiguo: Ἱεράπολις, literalmente "Ciudad Santa") era una ciudad antigua ubicada sobre fuentes termales en la Frigia clásica en el suroeste de Anatolia. Sus ruinas se encuentran junto a la moderna Pamukkale en Turquía y actualmente comprenden un museo arqueológico designado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Las aguas termales se han utilizado como spa desde el siglo II a. C., y muchos clientes se retiran o mueren allí. La gran necrópolis está llena de sarcófagos, el más famoso es el de Marco Aurelius Ammianos, que tiene un relieve que representa el ejemplo más antiguo conocido de mecanismo de manivela y varilla.

Los grandes baños fueron construidos con enormes bloques de piedra sin el uso de cemento y constaban de varias secciones cerradas o abiertas unidas entre sí. Hay nichos profundos en la sección interior, [se necesita aclaración] que incluyen el baño, la biblioteca y el gimnasio.


Hierápolis, Historia de Turquía

Ha habido un asentamiento en Hierápolis - Pamukkale desde 190 a. C. cuando Eumenes II fundó la ciudad de Hierápolis. Después de leer el material en Pamukkale sobre cuántas enfermedades y aflicciones puede curar el agua que fluye por las terrazas, no es de extrañar que los visitantes hayan venido aquí durante siglos. Era una ciudad próspera, sin duda debido a todos los turistas del balneario que se dirigían aquí con la esperanza de curar diversas dolencias.

La ciudad lleva el nombre de la esposa del héroe Telefos, "Hiera", y el nombre Hierápolis significa ciudad sagrada o santa. Era famoso por las aguas termales sagradas, cuyo vapor y aire estaban asociados con el dios del inframundo, Plutón. Incluso se dice que hay una cueva sellada con aire tóxico que conduce, según se dice, al inframundo.

Turquía censura y bloquea muchos sitios, SIEMPRE usamos una VPN; puede obtener hasta un 49% de descuento en el PVP, o 3 meses gratis con este enlace a la VPN que usamos: ExpressVPN.

Si bien se pueden encontrar rastros de Hierápolis que se remontan al período helenístico (323 a. C. a 31 a. C.), fue completamente arruinada en el 17 a. C. por un fuerte terremoto. Luego, Hierápolis fue reconstruida por los romanos y tuvo lo que se llama su Edad de Oro. Durante los siglos II y III d.C., se convirtió en un lugar de residencia popular en el verano para las élites romanas.

Durante la época bizantina (los años 330 a 1453) los judíos y los cristianos ortodoxos constituían la mayoría de la población, sin embargo, la zona era propensa a los terremotos. Finalmente fue abandonado en 1334.


Archivo: La Necrópolis del Norte más allá de las murallas de Hierápolis, Frigia, Turquía (22056185884) .jpg

Haga clic en una fecha / hora para ver el archivo tal como apareció en ese momento.

Fecha y horaMiniaturaDimensionesUsuarioComentario
Actual17:24, 26 de diciembre de 20154.928 × 3.264 (8,49 MB) Butko (hablar | contribuciones) Transferido desde Flickr a través de Flickr2Commons

No puede sobrescribir este archivo.


Archivo: La Necrópolis del Norte más allá de las murallas de Hierápolis, Frigia, Turquía (22678893905) .jpg

Haga clic en una fecha / hora para ver el archivo tal como apareció en ese momento.

Fecha y horaMiniaturaDimensionesUsuarioComentario
Actual17:24, 26 de diciembre de 20154.928 × 3.264 (8,47 MB) Butko (hablar | contribuciones) Transferido desde Flickr a través de Flickr2Commons

No puede sobrescribir este archivo.


Historia y antecedentes de amp

Es el hogar de las famosas aguas termales llamadas Pamukkale, que se utilizaron como spa donde muchos clientes adinerados se retiraron y murieron allí desde el siglo II a. C. Como resultado de su fama como centro de jubilados, la necrópolis alberga más de 1200 tumbas, incluida la de San Felipe.

El nombre Hierápolis (literalmente Ciudad Santa) por el que se conoce el sitio en la literatura arqueológica proviene de los templos y numerosas otras estructuras de carácter religioso que se encuentran aquí.

La región precisa a la que perteneció Pamukkale en la antigüedad es un tema de debate. Los propios escritores antiguos no pudieron decidir si la ciudad estaba en Lydia, Phrygia o Caria.

St. Paul se refiere a la ciudad como si estuviera en el suroeste cerca de Frigia y cerca de la frontera con Caria. Agrega también que estaba al noroeste de la ciudad de Colosas. Según Estrabón y Ptolomeo, era una ciudad frigia como Laodicea y Trípolis, que limitaba con Caria, debido a su proximidad a ellas.

El autor bizantino Stephanus se refiere al lugar entre Lidia y Frigia. Stephanus agrega que la ciudad era un lugar sagrado y que había muchos templos en sus alrededores pero que habían dejado de funcionar durante el reinado de Augusto.

Carecemos de información definitiva sobre el nombre de este sitio antes de la época helenística. Sin embargo, se dice que hubo un asentamiento temprano aquí y se hace referencia a la existencia de la cueva sagrada conocida como Plutonium y al culto Magna Mater que se practica allí.

Parece que la ciudad fue fundada por el rey Eumenes II de Pérgamo en el siglo II a. C. y es posible que la ciudad tomara su nombre de Hiera, la esposa de Telephos, el legendario fundador de Pérgamo. Es muy probable que la cueva sagrada llamada Plutonio fuera el núcleo alrededor del cual creció la ciudad en la época helenística. La inscripción más antigua encontrada en el sitio es la de un decreto emitido en honor a la madre del rey Eumenes, Apolonia.

En 133 a. C., la ciudad fue legada, junto con todo el reino de Pérgamo, a los romanos por el rey Atalo III. La región, que es conocida por su actividad sísmica, ha estado sujeta durante mucho tiempo a devastadores terremotos. Uno ocurrió en 17 durante el reinado de Tiberio, y arrasó Hierápolis. Otro terremoto grave ocurrió en el 60, durante el reinado de Nerón, pero este resultó ser la ocasión para la reconstrucción y renovación de la ciudad. Otros terremotos ocurrieron durante los reinados de Antonio Pío y Alejandro Severo.

Experimentó el apogeo de su prosperidad en los siglos II y III. Durante este período, la ciudad experimentó una reconstrucción completa y perdió todo rastro de su carácter helenístico convirtiéndose en completamente romano en su estilo. Fuentes antiguas indican que la ciudad floreció durante estos años, que estaba avanzada en las artes de trabajar el metal y la piedra, y que era famosa por sus tejidos de lana (alfombras y tejidos) y flores. Estaba dotado de ricos yacimientos de mármol policromado que se extraía y exportaba. Se cree que la ciudad fue visitada durante la época romana por los emperadores Adriano y Caracalla.

La ciudad continuó prosperando durante el reinado de Constantino el Grande, quien hizo de la zona la capital de la región frigia. La nueva fe cristiana se extendió rápidamente por Pamukkale, ayudada quizás por la presencia de una gran comunidad judía que vivía allí. Sin embargo, fue en Pamukkale donde el apóstol Felipe fue martirizado en el 80. Durante la época bizantina, fue la sede de una sede episcopal y fue entonces cuando se erigió una gran iglesia en nombre de San Felipe.

Hacia finales del siglo XII, los turcos selyúcidas capturaron el área, pero su tenencia duró poco y la ciudad fue retomada por los bizantinos. No fue hasta el siglo XIV que el control bizantino finalmente llegó a su fin y, a partir de entonces, no hay información que indique que la ciudad estaba habitada.

Históricamente, es difícil distinguir entre Hierápolis y la cercana ciudad de Laodicea (moderna Denizli), ya que los historiadores romanos y cristianos tienden a considerar la primera como un centro religioso y un complemento termal de la segunda.

Los primeros informes de viajeros europeos sobre la antigua ciudad de Pamukkale y sus aguas termales son de finales del siglo XVII y se encuentran en forma de breves referencias de J. Spon, G. Wheler y T. Smith. A principios del siglo XVIII, el sitio fue visitado por R. Pococke, quien escribió sobre los edificios que vio aquí, en particular el teatro y el ninfeo (el último de los cuales identificó incorrectamente como un templo de Apolo).

R. Chandler, arqueólogo, visitó este antiguo centro de salud de Pamukkale acompañado por un arquitecto y artista en 1764, lo que le permitió brindarnos información más edificante sobre la ciudad en su libro Reisen in Kleinasien, publicado en Leipzig en 1776. En 1838 , De Laborde hizo dibujos del teatro y en 1839, Charles Texier publicó por primera vez detalles de los relieves de los monumentos hierolitanos. Charles Tremaux también hizo dibujos de los relieves del teatro y de sus reconstrucciones de la galería skene y cavea.

Si bien los trabajos académicos sobre el área fueron publicados por W.M. Ramsay, FJ Davis y A. Choisy, entre otros, el primer trabajo significativo - uno que conserva su importancia fundamental incluso hoy - es Altertümer von Hierapolis, publicado por C. Humann, C. Cichorius, W. Judeich y F. Winter en Berlín en 1898.

Las excavaciones regulares en Pamukkale fueron emprendidas en 1957 por un equipo bajo la dirección de Paolo Verzone. Actualmente, los arqueólogos italianos se dedican a trabajos de excavación y restauración en el sitio bajo la dirección de Daria de Bernardi Ferrero.

El plan de Hierápolis

  • Baños de la ciudad
  • Basílica cristiana
  • Calle Colonnaded
  • Moderna piscina y casino
  • Fuente monumental
  • Templo de apolo
  • Teatro
  • Martirio de San Felipe
  • Edificio en forma de basílica
  • Puerta bizantina
  • Calle Colonnaded
  • Arco de Domiciano
  • Baños / Basílica
  • Necrópolis
  • Puerta de Plutón

Las ruinas

Ubicado en un altiplano formado por cascadas de travertino, fue construido según el llamado sistema de cuadrícula de Hippodamos en el que las calles discurren paralelas entre sí y se cruzan en ángulo recto. La ciudad ocupa un área de 1.000 por 800 metros de tamaño. Dado que prácticamente toda la ciudad helenística fue arrasada, la mayoría de las ruinas aún visibles son de la época romana.

La calle principal y las puertas de la ciudad

La calle principal de la ciudad mide casi un kilómetro de largo y divide la ciudad en dos. Corre aproximadamente de norte a sur y, a ambos lados, hay columnatas e importantes edificios públicos. En ambos extremos se encuentran las puertas monumentales de la ciudad, que fueron erigidas durante la época romana. Las puertas tienen la forma de arcos de victoria flanqueados por torres: en el extremo sur está la Puerta Bizantina del Sur, una estructura de cuatro torres que data del siglo V; en el norte, es un arco de triple victoria con torres redondas a cada lado. En el friso sobre la puerta hay una inscripción en latín y griego que dedica el monumento al emperador Domiciano y es por eso que la estructura se conoce como el Arco de Domiciano. De hecho, fue erigido por Julio Sexto Frontino, el procónsul romano de Asia en 82-83 y, por esa razón, a veces también se le llama Arco de Frontino. En el lugar donde la calle principal que conduce desde esta puerta hacia el sur a la ciudad se cruza con la muralla del período posterior, hay una tercera puerta que data del siglo II y que se llama la Puerta Bizantina del Norte.

Murallas de la ciudad

A finales del siglo IV, los lados norte, sur y este del antiguo sitio estaban rodeados por un muro defensivo que se construyó con materiales extraídos de estructuras anteriores. El área que delimitaron corresponde casi exactamente a la de la ciudad helenística original de Pamukkale. Las paredes están ahora en gran parte en ruinas. Fueron reforzados por veinticuatro torres cuadradas y, además de las dos puertas monumentales, se han identificado dos accesos más pequeños. Las puertas norte y sur están conectadas por la calle principal de la ciudad; las puertas más pequeñas daban acceso al Martyrion, la necrópolis oriental, el acueducto y las cisternas de la ciudad.

Balneario

Contenía dos baños de la ciudad. El primero y más grande de los dos se encuentra hoy cuando uno se acerca al sitio. Se encuentra en bastante buen estado de conservación con sus enormes muros, algunas de sus cámaras abovedadas e incluso, aquí y allá, ejemplos de las fachadas de mármol todavía en su lugar. El diseño del baño es típico de los de Asia Menor. En la entrada hay un gran patio seguido de un área rectangular cerrada con grandes pasillos ubicados a ambos lados. A esto le sigue el baño propiamente dicho, en el que se disponen una serie de habitaciones con piscinas que conducen de una a la siguiente. Las salas de la piscina tienen grandes ventanales. Los límites exteriores del patio de entrada aún no se han determinado. La zona rectangular era la palaestra del baño. Los dos grandes salones que partían de él, uno al norte y otro al sur, estaban reservados para el emperador y para uso ceremonial. El largo salón que se extiende a lo largo de la palaestra fue indudablemente utilizado para atletismo y ejercicio gimnástico. El caldarium, tepidarium y frigidarium están techados con bóvedas.

El calor lo proporcionaban los hornos. El salón central fue calentado por dos de ellos desde donde se conducía el aire caliente por tuberías en las paredes hacia las habitaciones. La luz del sol que entraba por las grandes ventanas también habría proporcionado calor adicional a las habitaciones y las piscinas.

Las ruinas de este complejo de baños datan del siglo II. Una pequeña sala abovedada contigua al salón principal ahora sirve como museo.

A principios del siglo III, se construyó un segundo baño de la ciudad en Pamukkale fuera de la puerta norte. Durante el período cristiano primitivo (probablemente en el siglo V) esta estructura se convirtió en una iglesia. Hay indicios de que este baño estaba cubierto con bóvedas de cañón, que sus habitaciones estaban revestidas de mármol y que las superficies internas de las bóvedas estaban terminadas con estuco.

Acueductos y fuentes de amplificador

Dos acueductos, canales simples que atravesaban las colinas circundantes, proporcionaron agua potable a la ciudad. Uno de ellos se encuentra al norte entre Pamukkale y Karahayit, mientras que el otro está al este en dirección a Guzelpinar. Las losas de piedra que las cubrían aún se pueden ver en su lugar. Estos canales se unían en una cámara de filtración construida en una colina al este de la ciudad y desde allí el agua se transportaba por tuberías de barro a las calles de la ciudad. Pequeñas redes de tuberías distribuían agua a los edificios.

Para aprovechar las abundantes fuentes de agua de la ciudad, se construyeron grandes fuentes monumentales en la zona. Estas estructuras contenían fachadas monumentales con columnas y lavabos. Se han encontrado tres de estas fuentes en Pamukkale. Contenían una piscina rectangular encerrada en tres lados por una fachada de columnas que, como era el caso de los teatros, tenían generalmente dos órdenes arquitectónicos diferentes.

El ninfeo más grande se encuentra a la entrada de la ciudad y presumiblemente estaba destinado a proporcionar agua a las caravanas que pasaban por la ciudad. En el siglo IV, la fuente se incorporó a la muralla de nueva construcción y se añadió la llamada "Puerta Bizantina". Aún se pueden distinguir huellas de sus ricos elementos decorativos de la época de los emperadores Severus. Había un segundo ninfeo más pequeño ubicado en el centro de la ciudad. El tercer ninfeo es de un período posterior y está bastante bien conservado. Está ubicado dentro del peribolus (muro del recinto) del templo de Apolo y los materiales empleados en su construcción fueron recolectados de otros lugares. La fuente está ricamente decorada y debe haber sido construida a finales del siglo III o principios del IV.

Actividades religiosas y el templo de Apolo

La deidad más importante reconocida en Pamukkale fue Apolo, aunque también se adoraba a su hermana Artemisa y a su madre Leto. Artemisa, en particular, fue venerada como algo más que una simple representación de la diosa griega original de la caza: la diosa de Éfeso también se encuentra en la forma de Artemisa y los dioses griegos no indígenas en Hierápolis también fueron adorados con sus títulos locales. y atributos.

El nuevo templo de Apolo se construyó sobre una cueva llamada Plutonio, una caverna de importancia religiosa y un centro de culto de gran antigüedad. Según la leyenda popular, Apolo se reunió aquí con Kybele, la diosa madre de Anatolia.

Un equipo de excavación descubrió la desembocadura del Plutonio en 1964. La entrada, enmarcada por una bóveda semicircular de mármol, conduce a una caverna subterránea de la que emergen gases venenosos. Estrabón nos dice que los sacerdotes utilizaron estos vapores para escenificar "milagros".

Las monedas y las inscripciones indican que la gente de Hierápolis adoraba tanto a los dioses griegos como a los nativos de Anatolia. Entre estas deidades se encontraban Dionisos, Heracles, Hombres, Euposia, Tyche (la diosa patrona de la ciudad) y Némesis, la diosa de la venganza. Si bien los restos de la estructura superior del templo de Apolo no datan de antes del siglo III, los cimientos se remontan a la época helenística tardía. El templo debió medir unos 20 por 15 metros pero, debido a que los materiales restantes son tan escasos, nos brindan poca información sobre la estructura. Al recinto del templo se llegaba mediante un amplio tramo de escalones. Hoy solo se ven los restos del pronaos y la cella del templo y, ante ellos, partes de los peribolos.

Teatro

El teatro cuyos restos son visibles hoy probablemente fue construido durante los reinados de los emperadores Flavius, un período de reconstrucción en el área que siguió al terremoto del 60. Reemplazó a un teatro anterior que estaba ubicado al noreste. El teatro más nuevo está ubicado al este del Templo de Apolo y es la estructura antigua mejor conservada de Hierápolis. Las excavaciones realizadas aquí han desenterrado numerosas estatuas y relieves. Es uno de los pocos ejemplos en Anatolia de un teatro cuyos elementos decorativos originales se han encontrado más o menos in situ. El auditorio del teatro se encuentra contra la ladera y aún se conservan unas treinta filas de sus asientos. El auditorio está dividido por un doble diazoma y puede albergar de quince a veinte mil personas. La cavea y la skene del teatro son de los emperadores Flavios, una inscripción encontrada en la galería de la cavea indicaría que es del reinado del emperador Adriano. El skene sufrió modificaciones durante el reinado de Septimus Severus cuando se reforzaron los cimientos del muro del escenario y se añadió una fachada con columnas. El skene ricamente ornamentado tenía cinco puertas en su fachada y cinco nichos ante los cuales se ubicaban diez columnas adornadas con decoraciones de mármol talladas en forma de conchas de ostra.

El skene se sometió a una restauración en 352, momento en el que la orquesta del teatro probablemente se convirtió en una gran piscina para simulacros de combates navales.

Los dos materiales, piedra caliza y mármol, que se usaban comúnmente en la arquitectura de Hierápolis se emplearon en el teatro. Se informa que los habitantes de la ciudad han realizado un gran esfuerzo para contribuir a la finalización de la estructura pero, debido a la fastuosidad de las decoraciones, muchas partes del ambicioso proyecto quedaron sin terminar.

Actividades atléticas y artísticas

Como fue el caso en otras ciudades florecientes del Asia romana, las actividades deportivas en Hierápolis sirvieron como un dispositivo de propaganda y fueron una expresión de la fidelidad de la ciudad al estado romano. Los eventos deportivos locales se organizaron en honor al emperador Augusto y también sabemos que las competencias atléticas se llevaban a cabo una vez cada cuatro años en honor a Apolo, el dios principal de la ciudad, a las que se agregaron eventos como correr, boxear y luchar en años posteriores. Las representaciones de estos juegos comienzan a aparecer en las monedas de la ciudad acuñadas a partir de mediados del siglo III en adelante. Las inscripciones indican que, además de las competencias atléticas, también se realizaron concursos literarios y musicales y que los vencedores de estos obtuvieron coronas de metal.

El entrenamiento para competencias atléticas se llevó a cabo en el gimnasio. En el teatro se celebraban concursos artísticos mientras que en el estadio se desarrollaban eventos deportivos, estructura a la que se hace referencia en una inscripción del siglo I pero que, hasta el momento, no ha sido encontrada por el equipo de excavación.

El más significativo de los monumentos hierolitanos dedicados a los eventos deportivos tiene la forma de un relieve descubierto en la parte central del escenario del teatro donde el emperador Septimus Severus y su familia. se muestran viendo ceremonias de entrega de premios y sacrificios acompañados por las deidades tutelares de la ciudad y otras personas involucradas en actividades deportivas.

Mártir de San Felipe

Este martirio, ubicado fuera de la muralla de la ciudad, es un imponente edificio octogonal que data de finales del siglo IV o principios del V. Está construido sobre un cuadrado de 20 por 20 metros. Este monumento-tumba fue erigido en honor a San Felipe, de quien se cree que fue martirizado en Hierápolis. Después de que el cristianismo se convirtió en la religión del estado, el lugar del martirio del santo se convirtió en un lugar de peregrinaje. La tumba real de San Felipe aún no se ha descubierto.

Se accede al edificio por una amplia escalinata. Hay habitaciones en cuatro de los lados. Antes de dos de los lados hay pórticos. Hay ocho capillas separadas entre sí por salas poligonales. Las habitaciones exteriores del edificio se conectan con una capilla central y un área octogonal. El edificio tiene, por tanto, la forma de una doble cruz. El área central mide unos 20 metros de diámetro y originalmente estaba cubierta con una cúpula de placas de plomo colocadas sobre un marco de madera. Los lados se cubrieron con bóvedas de ladrillo intercaladas con techos de madera.

Este martirio y los otros edificios religiosos en Hierápolis son de importancia porque son indicativos del progreso del cristianismo en Hierápolis.

Iglesias

En el centro de la ciudad se encuentran los restos de una catedral del siglo VI, una "iglesia con pilares" y otras dos iglesias. Además, la sala central de los Grandes Baños también se convirtió en iglesia a principios del siglo VI. También existen algunas pequeñas capillas en el barrio norte de la ciudad.

Necrópolis

La necrópolis de Hierápolis es uno de los cementerios antiguos mejor conservados de Turquía. La necrópolis principal se encuentra fuera de las murallas de la ciudad y las puertas se extienden por aproximadamente un kilómetro a cada lado de la carretera más allá del Arco de Frontino. En el lado este de la carretera, más allá de la puerta sur, hay una necrópolis más pequeña que ha sufrido daños sustanciales por el terremoto.

La acrópolis del norte contiene sarcófagos, varios tipos de tumbas y monumentos funerarios que datan de la época helenística tardía hasta la época cristiana primitiva. Los materiales empleados son la piedra caliza y el mármol, este último se utiliza con mayor frecuencia en los sarcófagos. Las tumbas se pueden dividir en tres tipos principales: sarcófagos, túmulos y tumbas con forma de casa. La mayoría de los sarcófagos llevan inscripciones y algunos contienen relieves decorativos en los que a veces se representa al ocupante.

Las tumbas de túmulos son montículos circulares con un pequeño pasaje estrecho que se conecta a una cámara redonda y abovedada en el interior. Los túmulos de este tipo datan del siglo II a. C. hasta el siglo I d. C. y son comunes en Anatolia y Tracia.

Las tumbas en forma de casa están construidas con paredes dispuestas en un plano cuadrado o rectangular similar a una casa.

La gran variedad de tumbas en la necrópolis está relacionada con las identidades de sus ocupantes cuando estaban vivos: los lugares de enterramiento se asignaron no solo a los ricos y famosos, sino también a los meramente ordinarios. Algunos de los monumentos funerarios estaban destinados a ser parcelas familiares y, por lo tanto, son más grandes. Las inscripciones incluyen el nombre y la profesión del difunto y las buenas obras y obras de caridad que realizó en vida, después de las cuales son comunes las súplicas y los testamentos.

Ágora

El Ágora se encuentra al este de la calle principal que conecta el Arco de Frontino con la "Puerta Bizantina del Norte". Los restos de la monumental estructura construida en mármol se pueden ver a lo largo del lado este de esta área que mide 200 por 130 metros y ahora se encuentra debajo de dos metros de arena. Al oeste, se encuentran los exiguos restos de un pequeño asentamiento bizantino. Cerca de las casas hay un gran horno que puede datarse del siglo VI o VII. Fue construido sobre un pórtico de mármol y en el transcurso de su construcción, la estructura subyacente sufrió daños. Se ha restaurado el gran edificio del este con una fachada semicolumna de capiteles jónicos decorada con grandes máscaras y guirnaldas. Originalmente a este edificio se llegaba desde la plaza por una escalera de dos metros de altura. Las dimensiones de los edificios y la riqueza de su construcción indican que esta extensa área debió ser el ágora de Hierápolis.

Destino Plutón: Nuevos Horizontes de la NASA

Antes que nada, esta ha sido la puerta al mundo subterráneo, al mundo de los muertos. Un gas fatal, que se escapa de una hendidura profunda que mata a cualquiera que respire, se ha relacionado con los dioses del inframundo y recibió el nombre de Plutonio. Se creía que un río llamado Styx separaba nuestro mundo del inframundo y se necesitaba la ayuda de Caronte, un barquero, para cruzar el río. Sin embargo, el servicio de Charon no era gratuito, y por eso se colocaron monedas de oro entre los dientes o en los ojos de los muertos para que pudieran pagar su último viaje. Kerberos, por otro lado, era el perro guardián del inframundo.

Según el historiador romano Estrabón, quien vino personalmente a ver el plutonio, la fuga de gas era tan intensa que era imposible ver el suelo ya que el gas fatal lo cubriría por completo. Los toros que bajaban por el agujero para ser sacrificados a estos dioses se derrumbaron inmediatamente al sentir el aliento de los dioses de la muerte, el gas mortal.

Sin embargo, solo los sacerdotes de la Diosa Madre Cibeles tenían inmunidad contra este gas. Con su largo cabello trenzado francés que combinaba bien con sus largas capas y anillos de plata completados con sus tatuajes que cubrían su cuerpo, esos sacerdotes se estaban castrando para la Diosa que se creía que era la fuente misma de esta inmunidad. Al llegar al agujero mortal donde ninguna criatura podría sobrevivir, esos sacerdotes estaban probando su inmunidad derivada de la Diosa Madre.

La vida económica de la ciudad

Philostratus, escribiendo a mediados del siglo III, dice que fue una de las ciudades más florecientes de Asia Menor. De hecho, a pesar de los terremotos que sufrió la ciudad y una plaga en el siglo II, la prosperidad de Hierápolis aumentó constantemente desde su fundación hasta el final del período imperial tardío.

Ya se ha mencionado el uso de las aguas de los manantiales termales para fijar los colores de la lana teñida y la actividad comercial resultante a la que esto condujo, así como la exportación de canteras de yacimientos locales de mármol policromado. Si bien no se ha encontrado evidencia local sobre el comercio de mármol de la ciudad, las obras literarias del período bizantino se refieren a la excelente calidad del mármol y mencionan su uso en la construcción de la Santa Sofía de Constantinopla y en los sarcófagos de varios emperadores.

Alfarería

Las investigaciones arqueológicas han arrojado luz sobre la fabricación de cerámica en Pamukkale. Los artículos destinados al uso diario se produjeron en talleres locales. Se importó una pequeña cantidad de cerámica pintada y decorada. Los artesanos de Pamukkale, sin embargo, produjeron pequeños jarrones y lámparas de aceite de alta calidad para uso ritual. Hay miles de ejemplos diferentes de este tipo de productos producidos por artesanos locales utilizando material local desde el siglo II a. C. hasta el siglo VI d. C. Antes de la construcción del ágora en la zona cercana al Arco de Frontino, existían talleres y hornos en los que los artesanos producían un tipo de alfarería denominada "cuencos megarianos" en los que se ejecutaban flores y plantas, así como figuras y escenas mitológicas en alivio.


Hierápolis & # 8211 Una ciudad de agua y creencias

Hierápolis. Una ciudad donde los antiguos creían que fue fundada por el dios Apolo. Una ciudad helenística que se centró en sus fuentes naturales de aguas termales. Una ciudad tan vasta que provocó la visita de San Felipe en su misión de difundir el cristianismo. Finalmente crucificada boca abajo en Hierápolis bajo la persecución del emperador romano Domiciano (81-96 d.C.), Hierápolis (la moderna Pamukkale) sigue siendo famosa por sus travertinos, aguas termales y antiguas ruinas y tumbas griegas hasta el día de hoy.

& # 8220 ¡Date prisa! & # 8221 grita nuestro guía mientras caminamos por el tramo de Necrópolis (La ciudad de los Muertos). Flanqueado por tumbas de piedra caliza a ambos lados del camino desigual, fue interesante ver los diferentes tipos de edificios funerarios y tumbas que se extendían por más de dos kilómetros. Como teníamos un horario apretado, nos apresuramos más allá de la Necrópolis para entrar a la ciudad por la Puerta Romana del Norte.

Pasamos por el ágora, los baños, los baños que se convirtieron en iglesias y las letrinas que eran un signo de prestigio para una ciudad. Sí, tener baños públicos denotaba la riqueza y el poder de una ciudad en ese entonces. Una vez que salimos por la Puerta Bizantina del Norte, pasando por los restos del Ninfeo de los Tritones (una fuente monumental), nos dimos cuenta de lo hermosa que debe haber sido la ciudad en su apogeo.

Aunque nos perdimos las ruinas donde una vez estuvo una magnífica catedral y las ruinas del Martirio de San Felipe, sería interesante notar cómo el cristianismo finalmente se apoderó de la ciudad como religión oficial en el siglo V d.C. Hierápolis solo se menciona una vez en la Biblia, cuando San Pablo alaba a Epafras, un cristiano de Colosas, en su carta a los Colosenses.

La ciudad finalmente cayó en declive en el siglo VI, y el sitio quedó parcialmente sumergido bajo el agua, lo que finalmente creó depósitos de travertino. Hierápolis fue finalmente abandonada en 1334 después de un terremoto. Sin embargo, las excavaciones pronto comenzaron a descubrir Hierápolis en el siglo XIX.

Las aguas termales se dirigieron a las relucientes terrazas de travertino blanco donde los visitantes pueden sumergir los pies. Las capas de carbonato de calcio blanco, acumuladas en escalones en la meseta, dieron al sitio su nombre & # 8211 Pamukkale que significa & # 8220 castillo de algodón & # 8221 en turco.

Durante el invierno, a medida que se reduce el número de visitantes, se corta el suministro de agua en ciertas áreas. Sin embargo, aquellos que todavía se preocupan por un chapuzón caliente, pueden hacerlo en Cleopatra & # 8217s Sacred Pool. Lleno de antiguas ruinas de mármol, se dice que esta piscina es uno de los numerosos baños de spa que existieron durante la posición de Hierápolis como Centro de Salud Curativa hace siglos.

Un paisaje irreal, formado por ruinas de piedra caliza, bosques minerales, cascadas petrificadas y una serie de cuencas en terrazas hace que el final de un paseo bastante rápido por Hierápolis sea verdaderamente memorable.

El comienzo de la necrópolis más grande de Anatolia.

La necrópolis tiene 1.200 tumbas de varios tipos, incluidos túmulos, sarcófagos y tumbas en forma de casa de los períodos helenístico, romano y paleocristiano. Algunos tienen inscripciones judías

El camino que conduce a la ciudad principal.

La Puerta Romana del Norte fue la puerta principal de la ciudad durante el período romano. Esta puerta conducía a Laodicea y Colossai

La letrina está situada en el lado izquierdo de la Puerta Romana del Norte.

El Nymphaem of the Tritons fue construido a finales del siglo III y principios del IV d.C. en la calle principal. Todo lo que queda son los pilares

Se creía que las aguas termales de Hierápolis (que todavía atraen visitantes en la actualidad) tenían propiedades curativas, y la gente venía a la ciudad para bañarse en las ricas aguas minerales para curar diversas dolencias.

Algunas de las letrinas que tienen aguas termales todavía se canalizan a pesar de la temporada de invierno

El hermoso paisaje al que te enfrentas cuando llegas a los travertinos

Rosemarie John

Travel and Beyond de Rosemarie John y Joseph Ellis retrata un caleidoscopio de todas las cosas relacionadas con los viajes mezcladas con la dosis justa de historia y cultura.


Abstracto

Las canteras de mármol explotadas en la antigüedad de las cuencas de Denizli y Karacasu (Turquía) se caracterizaron por su petrografía, isótopos de carbono y oxígeno y catodoluminiscencia. This study is an useful contribution for provenance studies of archeological artifacts composed of unknown marble. Marble quarries from the Hierapolis, Laodikeia, and Aphrodisias territories were considered they constitute a homogeneous group of marble extraction districts. Collectively, they were among the most important sites for marble exploitation throughout antiquity from southwestern Anatolia, where only Afyon and Ephesus, which have already been studied extensively, were more important. In spite of that, the exportation of these marbles in ancient times has not yet been demonstrated. This is partially because their identification has never been fully addressed scientifically.

Petrography, isotopes, and cathodoluminescence techniques used together are effective in discriminating among the study marbles. This could facilitate the determination of the provenance of these marbles in local monuments and artifacts. However, it could be difficult to determine the marble provenances in cases where a larger set of possible provenances should be taken into consideration.


"Sometimes You Have to See, to Believe"

Turkey > Hierapolis

We continue with our delightful stroll along the main street of Hierapolis, the ancient Greco-Roman city founded 2nd century BC, taking in all the sights and real history it has to offer.

To my left a fantastic view of the plain, the same fertile land the Greeks and the Romans lorded over some 2000 years ago.

Definitely not Roman, but a nice juxtaposition to the awesome history around it.

We amble over to the Northern Gate, just like the Southern Gate, a Byzantine structure from late 4th c. ANUNCIO.

To my left, something interesting. This used to be a Roman drain, but after almost two thousand years, the minerals in the spring water which it carried were slowly deposited, and solidified to form a sort of raised water conduit.

I am on the main street of Hierapolis, called Frontinus Street, first laid in 1st c. AD, with original width 14m. Then in 5th-6th c. additional buildings were built, narrowing the street to just 8m wide. The pillars seen below are facade of the Nymphaeum of Tritons, a monumental fountain of the Roman period, built 3rd c.

We approach the Southern Gate — as significant as the Northern Gate we used to enter the city earlier. Fortification by the Byzantine Romans.

Sometimes we just have to wander among the ruins to try to appreciate the whole thing, something somewhat unimaginable.

Quite narrow this Southern Gate, and that’s the outer city out there.

We pass through the gate and glance back for its outside view.

The northern part of Frontinus Street lies ahead, with ruins of various structures flanking it, normally porticos, collonades, shops and amenities.

To the left, what’s left of some stately buildings.

And something interesting on the right, and we are approaching it.

It’s a communal latrine complex, 2000 years old.

Of course back then there were toilet seats with holes and running water — it must have been a respectable and comfortable establishment.

Imagining life as a Roman, after easing myself in luxurious setting, I would step out of the latrine to cross busy Frontinus Street, and to enter a shopping area via its stately porticos.

Looking lonesome, a Corinthian column, Greek from before Jesus’s time, I think.

Out of the latrine, back on Frontinus Street and another gate — Domitian Gate. This is probably the border of metro Hierapolis of Phrygia.

Past Domitian Gate and another busy signage to guide present-day visitors.

Just outside Domitian Gate and Hierapolis proper, the Basilica Bath — initially a 3rd c. bath complex to cleanse and purify people entering the city of Heirapolis, later converted into a church. Even in the old days, the Greeks and Romans were very particular about the hygiene of their cities.

Beyond the Basilica Bath, an intriguing area of any major Roman city – the necropolis or ‘City of the Dead’. Hierapolis has two large ones, and we are in the Northern Necropolis. It’s full of sarcophagi, made of limestone or marble. They are simply stone boxes to put dead bodies in, normally above the ground. It’s quite a surreal sight!

Sarcophagi litter the landscape, but now in ruins, thanks to grave robbers, and earthquakes.

In Hierapolis, a Roman is not buried in death, but placed in a sarcophagus. Some of the dead’s possessions were placed together with the body, for use in the afterlife I guess.

And thus robbers and thieves were greatly attracted.

All the sarcophagi were broken into and desecrated — the contents all gone, even the remains of the dead.

Important or wealthy citizens would have elaborate crypts or vaults for their sarcophagi. Even then, the odour of rotting corpse would permeate the air, so some scented plant or substance were put inside the sarcophagi to counter the stink.

This must belong to a very important family, with the sarcophagi of subordinates placed atop the crypts.

At last we arrive at the end of Frontinus Street in Northern Necropolis. There’s a car park some distance behind me, it’s very cold and drizzling, so we make a dash to our waiting vehicle there.

Now you can imagine how a visitor arrives at Hierapolis from the north. First he has to pass the huge cemetery, then cleanse himself at the bath before passing the Domitian Gate. There’s a latrine just after the gate in case he needs to ease himself. Then he enters Hierapolis proper via the Northern Gate. Such is a typical Greco-Roman city of 2000 years ago. Very advance indeed.


HIERAPOLIS 2007

Excavation team
Ahrens, Sven &ndash field director
Brandt, J. Rasmus &ndash project leader (present only last week of the excavations)
Meyer, Reidar &ndash student archaelogistSven Ahrens
Institute for Archaeology, Conservation and History, University of Oslo.

Figure 1. Click on the image to view a larger version

The following report can only be preliminary. It intends to give a summary of the works carried out in the 2007 campaign. Works on the catalogue of monuments of the Eastern Necropolis are in progress and the catalogue cannot be included in this report. Neither can the final drawings and vector graphics be attached. Drawing work will not be finished before spring 2008 (here included as Fig. 1).

1. Background
The Missione Archeologica Italiana di Hierapolis, MAIER, suggested the Eastern Necropolis of Hierapolis as an area of research for Norwegian excavations. The area has hardly ever been investigated before and there is little published information obtainable. (This does not apply for the inscriptions, which have partially been published in several studies). For this reason our aim for the 2007 season was twofold. On the one hand enough information on the area and its monuments should be gathered to be able to plan future campaigns. On the other hand we wanted to become acquainted with the practical circumstances of excavation works at the site to be able to assess the funding, the effort and the expenditure of time of our future campaigns. Thus we planned initial registration work in the area to get an idea of the amount of monuments and the areal premises of the site. We also planned to conduct smaller excavations to understand the working conditions on the site, the infrastructure of the MAIER and to get a basic knowledge of find material and soil in Hierapolis.

2. Team and period
The Norwegian team consisted of Sven Ahrens (excavation supervisor) and Reidar Meier (site assistant). Prof. Rasmus Brandt (project leader) visited the works and the site between the 8th and the 12th of September. The investigation was planned for a four weeks period. We arrived in Hierapolis on the 18th of August. The director of MAIER, Prof. Francesco d&rsquoAndria took us on a brief inspection tour of the site on the 19th of August. At this occasion a Byzantine graveyard was discovered. We used the first two days to get to know the Italian projects and the teams. Registration works started on the 22nd of August and lasted until the 27th. The preparation of the excavation of the Byzantine cemetery started on the 28th, excavations started on the 3rd of September and lasted until the 14th (Fig. 2).

Figure 2. Click on the image to view a larger version

3. The survey
The survey was conducted in the first and the beginning of the second week (22.08.07-27.08.07). We chose to focus on the upper part of the necropolis slope and registered tombs and sarcophagi using the site map of the Hierapolis project as a basis. We found a significant number of tombs or remains of tombs which were not or just partially registered and made preliminary descriptions of their location in relation to already registered tombs. The registration is meant to deliver information on monuments types, the number and distribution of monuments on the site and possible areas of activity for next years season. The results and a monument catalogue will be compiled after the 2008 season.

4. Excavation of the Christian cemetery
4.1 Site and priorities
The Martyrium of Hierapolis is situated on a large, truly partially artificial terrace. The terrace seems to be heaped up over parts of the Eastern necropolis. On the southern side of the Martyrium proticus, directly in front and below it&rsquos stylobat another terrace is situated stretching roughly from north-west to south-east sloping gently down towards the procession stairs on its east side. An about two meter high batter separates the upper and the lower terraces. Several rectangular or oval stone settings were visible on the surface already before excavation. These structures have a clear east-west orientation and are consequently Christian.
The batter of the Martyrium terrace is the northern limitation of the cemetery. Most of the structures are clearly visible on the natural surface, but all traces of the cemetery disappear on its western side towards the steep slope of the Eastern necropolis. The cemetery seems to stretch down the slope on its southern side. Tombs are also visible in the area of the southeastern corner of the Martyrium porticus where Roman sarcophagi mark the edge of the cemetery. A several meter long wall of rough stone in this area could have been the enclosure wall of the site or the retaining wall of the cemetery terrace.
Our aim was to clear a part the area and document the cemetery with drawings to get a better idea of its structure. We also wanted to study some of the burials in detail to be able to make some dating proposals.

4.2 Method and documentation
Lacking any kind of surveying equipment, we set up a right-angled rectangular quadrant (10 to 23 m) with nails and cords. It followed the terrace parallel to the south side of the Martyrium stylobat. The quadrant was divided lengthwise into two halves. We set up 3 fixed-points (302: 2356.026 5207.663 431.791 303: 2335.647 5221.959 432.925 304: 2343.133 5227.063 433.172), which were leveled with a total-station by the team from Turin. The whole site was drawn first and then cleaned from plants and superficial stones. The southern half was then excavated and drawn again. Two tombs (tomb 8 and 29) were chosen for excavation. Finally we leveled the whole excavated area with a leveling device. The elevations in the site map refer to point 304 with a height of 433,172 m above sea level.

4.3 Progress
We started drawing the Christian cemetery on the 28th of August. We chose a quadrant of 10 x 23 meters and drew the whole surface situation before the cleaning. The drawing process lasted until the 31st. Excavation on the site started on the 3rd of September first with the help of two workers, then after two days with three. The sod and the topsoil were removed to a depth between 5 and 10 cm in the southern half of the quadrant. The inside of the tombs was treated with special care in order not to remove any stones belonging to the original tomb construction. However all stones laying on the surface were removed. Additionally the inside of some tombs in the northern half of the quadrant were cleaned of grass and stones on the surface. During this process a number of tombs were discovered, which were invisible before the cleaning. The tombs were numbered. We have now a catalogue about 37 tombs or probable tombs. All numbers given in the catalogue and the site map are preliminary numbers and will be changed after the 2008 campaign. The cleaning could be finished on the 6th of September. We were drawing the new situation of the area on the 10th and 11th of September. We chose tomb number 8 for deeper excavation and dug from the 12th to the 13th.

The burial was missing completely. Afterwards we dug the tomb until the bottom of the framing stone setting and made an even deeper window in the western part without getting more information on the date of the tomb. Four bone-samples were taken for analysis in a laboratory in Lecce. We dug tomb 29 as well until the supposed bottom and found the tomb completely destructed.


Ver el vídeo: HIERÁPOLIS Ciudad sagrada, antigua ciudad helénica Artemisa (Septiembre 2022).


Comentarios:

  1. Mauzragore

    En él algo es. Ahora todo está claro, gracias por la ayuda en este asunto.

  2. Sumarville

    Una mujer es todo lo contrario de un perro. El perro entiende todo, pero no puede decir nada ... ayer estaba de pie y viniste hoy. A pesar de que durante varios millones de años una mujer ha vivido junto a una persona, todavía hay mucho misterioso e incomprensible en su comportamiento y estilo de vida. Una mujer loca es una mujer que, al final de las relaciones sexuales, grita "¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡. Lo que siembras, entonces encontrarás el infierno

  3. Akinoramar

    Esperar ...

  4. Curtiss

    Te pido disculpas, pero creo que te equivocas. Puedo defender mi posición. Escríbeme por PM, hablamos.

  5. Tataur

    Los felicito, que palabras..., el pensamiento brillante

  6. Bednar

    Información excelente y útil

  7. JoJole

    Absolutamente de acuerdo contigo. También hay algo en él, me parece una excelente idea. Estoy de acuerdo contigo.



Escribe un mensaje

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos